Padre David Leftwich

NOMBRE: Robert Charles Leftwich Jr.
El nombre del padre: Robert Charles Leftwich
Nombre de la madre: Elsie Kohler Leftwich
Fecha de nacimiento: 8 de octubre de 1940.
En la familia solo eran dos hijos él y su hermana Lurline más conocida como Tutsy.
Después de los estudios de la primaria entro en el Seminario de la Abadía de San José en Lousiana en el año 1954 a la edad de 13 años para realizar sus estudios de secundaria. Después ingresó al Seminario Mayor de la Abadía de San José en Lousiana para realizar sus estudios de filosofía y prepararse para ser monje. Hizo sus primeros votos monásticos el 25 de agosto de 1961. Fue ordenado sacerdote el 28 de mayo de 1966, en la Abadía de San José en Lousiana, Estados Unidos.

Durante 11 años en la Abadía de San José en Lousiana trabajó arduamente como encargado de vocaciones, enfermero, jefe de cocina, encargado de retiros, encargado del campamento para niños, fue tesorero, entre otros trabajos que realizó. Padre David sintió un gran deseo por venir a Esquipulas para poder servir a la gente, fue así como llego a esta tierra en el año 1977. Desde su llegada a Esquipulas se dedicó a servir a los más necesitados, no olvidando su comunidad, a quienes les entrego su corazón y servicio. Tanto así, que a pesar de tener familia en Estados Unidos el decía que quería ser enterrado en esta su tierra querida.

En la Comunidad Benedictina desempeñó el cargo de Tesorero durante muchos años, fue el introductor de la computación en la Comunidad Benedictina. Encargado de los candidatos para el Seminario Menor, encargado del grupo de niños y adolescentes llamado: “Los Gansos”. Asesor del Movimiento Familiar Cristiano, trabajó con el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, con los Oblatos de San Benito, visitó a los enfermos, fue capellán del Asilo de ancianos, dedicaba parte de su tiempo a la parroquia de San Juan Chanmagua. Además estaba trabajando arduamente como miembro del Comité Permanente para la Basílica de Esquipulas. Fue una persona muy ordenada, disciplinada y siempre dispuesto a desempeñar cualquier actividad que se le encomendara. Fue humilde, servicial y obediente, le gustaba mucho la fotografía. Falleció el día de la Fiesta de Santa Escolástica, hermana de nuestro fundador San Benito de Nursia, sus restos mortales descansan en el Cementerio de la Abadía de Jesucristo Crucificado de Esquipulas.

Published in: on junio 15, 2007 at 7:24 pm  Dejar un comentario  

Padre Carlos

difcarlos110798.jpg

Su nombre depila era Paul Villere, nació en Nueva Orleans, Luisiana en el año1,907. Después de haber prestado su servicio militar como marinero, tiempo en el cual estuvo en China y otros lugares, pidió entrar a la abadía de San José. Hizo sus primeros votos monásticos en el año 1,938 y fue ordenado sacerdote en el año 1,943. En noviembre de 1,958 fue enviado a Guatemala, juntamente con el P. Gregorio y el hno. Luis, para llevar a cabo la primera fundación monástica por parte de la abadía San José, de la cual fue el primer superior. De este modo pudo compartir su experiencia de vida monástica que tanto amaba. Al principio tuvo que plantear y proyectar este estilo de vida según las exigencias de Esquipulas, sede concreta de la fundación. Su tarea no fue fácil. Desde el primer momento se distinguió como un forjador de principios. Su vida maduró, con los años, en forma calmada y resignada. Será difícil que alguien supere sus largos años de vida productiva, su trabajo, su servicio y perseverancia.

Published in: on marzo 10, 2007 at 5:12 pm  Dejar un comentario  

Hermano Luis

Su nombre de pila esra John, nació en Nueva Orleans, Luisiana en el año 1,916. Fue bautizado en la parroquia benedictina de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Hizo su profesión monástica en la Solemnidad de La Inmaculada Concepción en 1935. En noviembre de 1,958, el Hno. Luís fue enviado junto con P. Carlos y P. Gregorio a fundar una comunidad benedictina en Esquipulas, Guatemala y para atender a los peregrinos del Santuario del Cristo Negro de Esquipulas.

En aquel momento había algunos problemas políticos en el pueblo de Esquipulas, razón por la cual tuvieron que quedarse unos meses con los padres Maryknoll en la capital, pero el 21 de marzo de 1,959, en la fiesta de San Benito, que aquel año coincidió con el Domingo de Ramos, arribaron a Esquipulas el P. Carlos y el P. Gregorio. Pues el Hno. Luis había llegado un día antes con el fin de preparar el terreno y por eso pudo participar en la Procesión de Ramos, acto del que da testimonio una foto que tomaron casualmente y que poseemos en la comunidad.

En el año 1,961 el Hermano Luís se encargó de reactivar la Tienda de la Basílica, hoy Tienda Los Peregrinos, y que constituye una de las principales fuentes de ingreso para la Asociación Benedictina de Esquipulas.

Trabajó también en la cocina y, por buen tiempo, fue mecánico y piloto de la comuni-dad. Fue un hombre muy activo que supo compartir su experiencia de más de 25 años en su nueva comunidad. Convencido de que todo monasterio debe tener bases sólidas para satisfacer sus principales necesidades, como vocaciones, recursos económicos, orden y autonomía, desde el principio aseguró las finalidades de la comunidad en lo material y espiritual.

Después de sufrir por más que 15 años la enfermedad Parkinson, falleció 5 de octubre de 1,994.

Published in: on marzo 10, 2007 at 5:11 pm  Dejar un comentario  

Padre Felipe

Su nombre de pila era Luis Kershaw. Nació en Baton Rouge, Luisiana, en el año 1920. Hizo sus votos monásticos 1945 y fue ordenado sacerdote en el año jubilar de 1950.

Después de prestar varios servicios en el monasterio de San José fue enviado a la fundación de Esquipulas en el año de 1975. Ya en Esquipulas, entre otras cosas, fue asesor del Movimiento Carismático y de los Oblatos de San Benito. En sus homilías recalcó mucho sobre la necesidad de la Fe y sobre el pecado que se comete al controlar la natalidad por medios artificiales y el aborto.

Padre Felipe fue siempre un buen amigo de todos. A pesar de su enfermedad de Alzheimer recordaba los nombres de sus conocidos y, cuando uno lo visitaba, lo recibía con una sonrisa. Fue una persona muy sacrificada; realizaba con gusto sus visitas a las aldeas montado a caballo y siempre estaba bien dispuesto para atender a los enfermos. Nunca se quejó de dolor alguno. Se preocupaba mucho por los que morían a causa de accidentes en las carreteras y fue muy atento con los enfermos y moribundos, ayudán-dolos a bien morir.

Confiaba en la vida religiosa y en las congregaciones, a pesar de que cada vez se iban quedando con menos elementos. Era muy devoto del Sagrado Corazón y al rezo diario del rosario. También fue muy asiduo a la lectura de la Sagrada Escritura; por eso su Biblia estaba muy gastada, tanto, que otro no hubiera podido usarlo.

Le gustaba mucho tomar fotos a las personas de las aldeas, con la idea de poder recordar sus nombres cuando se encontrara con ellos.

El avance de sus enfermedad le quitó su personalidad, menos su alegría, la cual conservó hasta el final, pues cuando murió tenía una sonrisa en su rostro.

Después de sufrir durante tres años la enfermedad de Alzheimer, falleció el 27 de enero del año 2001.

Published in: on marzo 9, 2007 at 6:35 pm  Dejar un comentario  

Historia de la Comunidad Benedictina de Esquipuas

pict6226.JPG

La comunidad Benedictina de Esquipulas, al igual que otras comunidades ha tenido un inicio y, fue a mediados del siglo XX, cuando el arzobispo Monseñor Mariano Rossell y Arellano preguntó a la abadía de San José de Louisiana EE.UU, si podía mandar algunos de sus monjes a Esquipulas. Colombino Thuis abad de ese entonces, considero que el proyecto de monseñor Rossell y Arellano, no era posible debido a que no tenía muchos monjes, como para poder ir a fundar otra comunidad.

Monseñor Rossell y Arellano, toco muchas puertas en Europa y EEUU, todas ellas sin ningún resultado positivo, y decidió ir a tocar nuevamente las puertas a la abadía de San José, confiando en que esta vez había una posibilidad mayor, había un nuevo abad, el anterior abad se había jubilado; a demás tenía un respaldo muy especial el papa Juan XXIII había hecho un llamado muy especial a todas las comunidades religiosas de EEUU, mandar miembros de sus comunidades a América Latina.

Cuando monseñor Rossell y Arellano viajó nuevamente EEUU fue recibido por el nuevo abad, el padre David Melancón, hombre capaz y emprendedor.

Curiosamente monseñor Rossell y Arellano, no había tenido contacto con monjes benedictinos y siempre quiso que religiosos benedictinos se hicieran cargo de la atención Basílica y a los peregrinos, hubieron otras ordenes religiosas que perfectamente, hubieran podido cumplir la misión que pedía monseñor Rossell y Arellano.

El 10 de marzo de 1951, se erigió la diócesis de Zacapa, desmembrándola de la arquidiócesis de Guatemala por la Constitución Apostólica “Omnium in Católico Orbe” quedando constituida la nueva diócesis por los departamentos de Zacapa, Chiquimula e Izabal; pero la cura pastoral del municipio de Esquipulas que se encontraba dentro de la jurisdicción de la nueva diócesis, quedó fuera y siguió perteneciendo al arzobispado de Guatemala.

En el año 1956 por medio de la Bula que el papa Pío XII emitió declara el municipio de Esquipulas, PRELATURA NULLISUS DE ESQUIPULAS, lo cual viene a ser un paso significativo, porque a partir de ahí Esquipulas ya no pertenece a la arquidiócesis de Guatemala, sino que pasa a ser una región eclesiástica de ámbitos y recursos limitados, pero que no pertenece ni es guiada por ninguna diócesis, sino que posee cierta autonomía.

Monseñor Rossell y Arellano, seguía incansablemente buscando una comunidad religiosa benedictina que pudiera hacerse cargo de la prelatura.

Rossell y Arellano, planteó nuevamente la inquietud de que la abadía de San José fundara una comunidad de monjes benedictinos, para ello el nuevo abad que tenía una visión futurista, considero oportuno que se debía conocer el lugar donde se pretendía que sus monjes fueran, de la misma idea era monseñor Carlos Sánchez, quien era muy amigo de monseñor Mariano Rossell; monseñor Carlos S. había conocido a los benedictinos durante sus estudios en EE.UU, y fue el quien le había comentado muchísimo a monseñor Rossell y Arellano. Monseñor Carlos S. se había ofrecido ser le guía del viaje y también traductor, ya que le el abad David Melancon, no hablaba español.

El abad David M. agradeció la ayuda de monseñor Carlos S. pero también quiso que lo acompañara un monje; el único que hablaba español era el padre Martín Mateo, quien durante unas vacaciones en España había aprendido. En el año 1958 salieron los dos (abad David M. y padre Mateo M.), rumbo a Guatemala.

Una vez llegados a Guatemala y habiéndose entrevistado con el Arzobispo Rossell y Arellano. Monseñor Sánchez alquiló una avioneta para visitar Esquipulas, se prefirió usar este medio porque el abad David M. no disponía de mucho tiempo, a demás por ser una época lluviosa, por otro medio hubiera sido más difícil poder llegar.

Emprendido el viaje aéreo en encontraron ciertas dificultades entre ellas, que el lugar designado para que aterrizara la avioneta estaba poblado por vacas, y tuvieron que dar muchas vueltas con tal de ahuyentar a las vacar, lo cual trajo como consecuencia mareos al abad David M., después de un buen rato pudieron aterrizar y, los estaba esperando el único taxi que existía en Esquipulas.

Alegremente contaba abad Mateo M. que para llegar del lugar donde habían aterrizado a la Basílica tenían que pasar por un Río (Río Chacalapa) que no tenía puente, el taxi se apago a medio río y tuvieron que empujarlo, esto era una muestra de las dificultades que podrían encontraron los monjes que fueran enviados por el abad para hacer la fundación en la prelatura.

Al llegar al Santuario los estaba esperando Monseñor Julián Eduardo López para almorzar, y fueron recibidos con marimba, cantos por los niños de la escuelita que existía en Esquipulas por aquel entonces; después de una siesta los visitantes recorrieron todo el templo y regresaron a la Capital.

Cumplido los tres únicos días con que contaba el abad David M. y padre Mateo M., regresaron a EEUU, he inmediatamente abad David M. convoco a una reunión de capitulo, donde rindió un informe de la visita a Esquipulas, después de hacer una votación para decidir si se fundaba o no, una comunidad en Guatemala, el resultado fue positivo y el abad pidió por escrito los nombre de voluntarios que quisieran formar parte de la nueva congregación que se fundaría en Guatemala y que también formaría parte de la congregación Suizo-Americana.

Entre los designados estaban el hermano Luis Giangroso, el padre Gregorio Robeau y el padre Carlos Villeré como nuevo superior. Curiosamente ninguno de los designados podía hablar español, por lo que le abad los mando a una escuela en New Orleáns para que aprendieran español, después de varias semanas intensivas lograron dominar considerablemente el idioma español.

Fue el 21 de marzo de 1958 en una misa conventual y un almuerzo festivo donde despidieron a los miembros designados para la nueva fundación.

Una vez llegados a Guatemala fueron llevados del puerto Santo Tomas de Castilla, a la Capital por Francisco Reyes amigo de monseñor Rossell y Arellano, llegados a la Capital fueron recibidos por el Padre Sánchez quien los llevo al Palacio Arzobispal para saludar al prelado. Como no podían hablar muy bien todavía el español, padre Sánchez les sugirió que se inscribieran en el Instituto Guatemalteco-Americano (IGA) para perfeccionar el idioma; lo mas curioso que no les dijeron cuando podrían irse para Esquipulas, a darle continuidad al objetivo por el cual habían sido enviados.

Durante más de tres meses estuvieron hospedados en una pensión de una tía del Padre Sánchez quien los atendía muy bien. Ellos en varias ocasiones celebraron misas en latín en las iglesias de la Capital, además iban a clases de español para mejorar.

Cumplidos cuatro meses monseñor Rossell y Arellano, considero que ya era tiempo de viajaran a Esquipulas a cumplir su objetivo; para entones el abad David visitó nuevamente Guatemala con la finalidad de estar mas cerca de sus monjes, cuando empezaran la nueva fundación; tenían una cruz de madera de ciprés que había hecho el hermano Esteban, para que la colocaran en Esquipulas, como signo de la nueva fundación.

Coincidentemente, se acercaba el 21 de marzo día de la fiesta de San Benito; y padre Carlos pidió a hermano Luis viajar a Esquipulas con anticipación, colgar la crucita y comenzar la fundación precisamente el 21 de marzo.

El 22 de marzo de 1959 arribaron a Esquipulas, para fundar la Comunidad Benedictina, providencialmente llegaron en un Domingo de Ramos. El arzobispo Rossell y Arellano los estaba esperando, él acababa de terminara la celebración de la misa y se preparaba para cantar el Tedeón, para marcar en cierta forma su instalación, porque ya el día anterior hermano Luis había colocado la crucita atrás del camarín que hermano Esteban había hecho para significar la nueva fundación.

Al terminar el canto del Tedeón, se dirigieron hacía el comedor donde tuvieron un almuerzo festivo y celebrar el traspaso del poder desde monseñor Julian Eduardo López Monje al padre Carlos Villeré quien desde ese momento pasaría a ser el Rector del Santuario de Esquipulas y el Vicario General de la Prelatura de Esquipulas. Monseñor López M. pasó entonces a ser el párroco de la parroquia Santiago, la cual se encuentra a un kilómetro de la Basílica.

De esta forma querido lector le hemos dado a conocer de una forma integral lo que es la Comunidad Benedictina de Esquipulas y cómo fue fundada.

En otra oportunidad le contaremos: ¿Qué es un priorato¿ ¿Qué es una abadía¿ ¿Cuándo la Comunidad Benedictina paso a ser una Abadía? Y todo lo que a usted le pueda interesar su opinión es muy valiosa para nosotros escribanos.

Published in: on marzo 9, 2007 at 6:26 pm  Dejar un comentario  

Adornos de la Basílica de Esquipulas

Le gustaría conocer algunos de los miles de adornos que embellecen a la Basílica del Cristo Negro de Esquipulas, vealo AQUÍ.

Published in: on enero 12, 2007 at 7:24 pm  Dejar un comentario  

Visita de Juan Pablo II a Esquipulas en el año 1996

En el año 1996, Esquipulas se llenó de gozo al recibir al máximo jerarca de la Iglesia Católica vea una variedad de imagenes del Venerable Siervo de Dios Juan Pablo II AQUÍ

Published in: on enero 12, 2007 at 6:29 pm  Dejar un comentario  

Abad Gregorio Robeau

abad_gregorio_papa.jpg
Abad Gregorio en compañia de su Santida Juan Pablo II, en la visita que el siervo de Dios hiciera a Esquipulas en el año 1996

Abad Gregorio nació el 30 de noviembre de 1932 en New Orleáns, USA. Hizo sus primeros votos monásticos el 13 de agosto de 1953 en la Abadía de San José, Louisiana y en el año 1958 fue ordenado sacerdote.

El 21 de marzo de 1959 llegó a Esquipulas junto con el hermano Luis Giangrosso y el padre Carlos Villeré con el fin de fundar una comunidad monástica para atender a los peregrinos que visitan el Santo Cristo de Esquipulas, esta inquietud había nacido de Monseñor Mariano Rossell y Arellano, quien tenía un gran cariño por Esquipulas.

Una vez instalado el abad Gregorio en Esquipulas, llevó el evangelio a muchas aldeas y caseríos de Esquipulas, celebrando los sacramentos durante muchos años. Fue párroco de la Parroquia Santiago de Esquipulas por 15 años.

El 13 de abril de 1988 fue elegido II abad de la Abadía de Jesucristo Crucificado y el 12 de mayo del mismo año, recibió la bendición abacial.

Siendo abad, fungió como Vicario General de la Prelatura de Esquipulas. Sin duda alguna hubo hechos en su vida que lo marcaron profundamente entre ellos podemos mencionar, que estuvo a cargo de la preparación y celebración de los 400 años de veneración al Santo Cristo de Esquipulas en el año 1995, el cual fue clausurad por el siervo de Dios, Juan Pablo II, en el año 1996 en Esquipulas.

La celebración del Año Santo del Jubileo 2000, la vivió intensamente a pesar de los quebrantos de salud que venía padeciendo.

El abad Gregorio fue un incansable filántropo en pro del bienestar de la comunidad esquipulteca y ello le hizo merecedor de la Orden José Cecilio del Valle, máxima condecoración que puede dar la Cámara de Comercio de Guatemala.

El 18 de julio de 2003, fue declarado Hijo Predilecto de Esquipulas por la Municipalidad de Esquipulas.

Por más de 40 años el abad Gregorio dedicó su tiempo a la atención de los peregrinos que día a día visitan al Santo Cristo de Esquipulas; durante su función como abad y Vicario General apoyó muchos proyectos educativos, sociales y todas aquellas iniciativas que fueran en pro del bienestar de la sociedad.

Dios quiso llamarlo a su presencia el 16 de julio de 2003, en la festividad de la Santísima Virgen del Carmen. Su funeral fue presidido por el Cardenal Rodolfo Quezada Toruño en compañía del Nuncio Apostólico, Monseñor Ramiro Moliner Inglés, la Comunidad Benedictina, otras ordenes religiosas, y muchos fieles de la prelatura y otros lugares.

Published in: on enero 12, 2007 at 6:25 pm  Comments (2)  

Conozca nuestro apostolado III

Los monjes benedictinos, comparten y sirven a miles de peregrinos a los largo de todo el año, veálo AQUÍ.

Published in: on enero 7, 2007 at 9:16 pm  Dejar un comentario  

Conozca nuestro apostolado II

Los monjes benedictinos dan la comunión a los peregrinos…

Published in: on enero 7, 2007 at 9:07 pm  Dejar un comentario